18 sept. 2009

Pep y Claudia Schifer

En un crucero de placer, se encuentran entre otras muchas personas,
Pepe, el protagonista de nuestra historia, y esa delicia de mujer que se llama Claudia Schifer.
Tras una tormenta impresionante, el barco naufraga y tan solo Pepe y
Claudia se salvan, yendo a parar a una isla desierta.
Con el paso del tiempo, solos y abandonados a su
suerte, deciden dedicar su tiempo a la aventura del saber, en su vertiente
"conocimiento carnal".
Tras muchos meses de intensas relaciones, Pepe se decide a hablar con Claudia:
- Claudia, he de hablar contigo. Necesito pedirte tres deseos. Crees
que podras concedermelos?

- No lo se, Pepe. Prueba a ver...
- Bien. El primero es que... Me gustaria llamarte Mariano. Te importa?
- Pues... Pues, no. Este es facil. Que mas?
- Bien. El segundo es... Te importaria sacar uno de los trajes de
hombre que hay en ese viejo baul que salvamos del naufragio y vestirte con el?
- Bueno, este es algo mas extraño, Pepe, pero tampoco me importa. De
acuerdo. Cual es el tercero?
- Pues el tercero es que quisiera hablar seriamente contigo paseando
por la playa. Vamos?
- De acuerdo.
Y aqui estan, Pepe y Claudia (perdon, Mariano), paseando por la playa
al atardecer. De repente, Pepe se detiene, se gira, pone una mano sobre el
hombro de Claudia y le dice:
- Mariano, se que no vas a creerme, pero... Llevo meses tirandome a la
Claudia Schifer.

0 comentarios: