9 ene. 2012

Los automóviles, ¿el próximo blanco de hackers?

Un blog especializado de la revista Slate asegura que los hackers ya no se centrarán en puntos sensibles ultraprotegidos, como centrales nucleares u oficinas de inteligencia militar, dado que el parque automotor de un país será un blanco más simple.

Si usted posee un auto último modelo repleto de electrónica "y cuyo motor se la pasa conversando con el circuito de freno", habrá que tomar precauciones, advierte Hugues Serraf, autor del artículo. Hoy en día es posible impedir la circulación de todo un parque automotor. Sólo se salvaría un ya pintoresco Renault 12, por ejemplo.

Un equipo de investigadores de las universidades de San Diego y Washington describió hasta qué punto un auto moderno es esencialmente una red local cuyas funciones vitales se comunican entre sí y son fácilmente accesibles desde el exterior.

Un hacker bueno, dice Serraf, podría "contentase con cambiar la frecuencia de la radio en el momento en el cual Céline Dion grita que no puede vivir sin uno... o aumentar súbitamente el volumen en ese instante, lo que sería ya más cruel".

Pero el hacker malintencionado podría tomar el control de la velocidad, apagar o encender el motor, hacer funcionar el airbag o desactivar el sistema de frenos.

Hasta ahora, los sistemas computarizados del vehículo sólo eran accesibles mediante una conexión física a través de un OBD (On Board Diagnostic), es decir, el sistema que el mecánico utiliza para detectar problemas y repararlos. Pero la proliferación de conexiones a Internet móvil cambiará el panorama. Serraf cita como ejemplo que OnStar, una filial de General Motors, propone a sus clientes una gran gama de servicios durante el desplazamiento del vehículo, entre ellos, el diagnóstico técnico que implica un acceso a todos sus componentes.

De momento, aclara el artículo, el peligro no vendría de gobiernos extranjeros, pero sí de delincuentes privados que podrían, por ejemplo, piratear los códigos de las llaves electrónicas con las cuales se abren hoy los autos o la escucha de las conversaciones en el interior de un vehículo.

"Las posibilidades de causar daño a un automovilista tecnófilo son casi infinitas", concluye Serraf.

De hecho, los fabricantes de antivirus ya están explorando esta nueva veta.

0 comentarios: